Blog

La apariencia es el 5

El crecimiento de una empresa o proyecto emprendedor tiene varios puntos de inversión que, en términos de marketing, deben conformar un equilibrio interno. Dicho equilibrio o armonía está constituido por la apariencia y por la calidad del servicio, así como también por la dinámica laboral interna y los elementos que la conforman. Ahora bien, es importante mantener grados de prioridad en cada uno de esos elementos, ya que también son reflejo del profesionalismo y compromiso de una empresa. Se puede llegar a pensar que la imagen que proyecta la empresa, desde lo visual y superficial, es a lo que más se le debe invertir o lo que más foco debe tener. Esto es un error de planificación, ya que la buena imagen de una empresa puede perderse si el servicio que ofrece no es de calidad, o no atiende a las necesidades del cliente.

La apariencia de una empresa es de gran relevancia, incluso, en las estrategias de marketing digital, pues, de lo visual depende también muchísimo el éxito publicitario. Sin embargo, parte de ese éxito también radica en la buena atención y servicio, ya que esto es lo que garantiza mantener al cliente en el tiempo. También, es importante recordar el gran valor que tiene el recurso humano de una empresa, pues, tras su imagen se encuentra un equipo de personas que ofrecen su experticia al cliente. Aunque lo que se expresa en las publicidades es lo visual, el testimonio de un buen servicio es también una fuente de marketing con gran poder, ya que refuerza aún más la confianza en la empresa.

Con lo anterior dicho, podemos entonces concluir que, al momento de emprender un proyecto, es importante invertir en una buena imagen, que genere atracción de forma masiva, pero dicha imagen debe ser también reflejo de la calidad y profesionalismo interno, formando así una gran armonía organizacional.